viernes, 13 de junio de 2008

La clase de Octavio Paz

Hay mucho que aprender de los genios, aquéllas personas que Nunca deben morir -como más o menos lo dijo Dalí-. Si muchos escritores -o mejor dicho, los que se hacen llamar "escritores"-, reflejaran en su presente el pasado, el buen pasado. No habrían títulos tan deshonestos como hasta que me orinen los perros (no merece ponerlo entre comillas), o blogs tan vacíos como el de la marca de la mochila que tiene como columnista a alguien que falló al afirmar que Gabo ya tenía título para su nueva novela, cuando él ha declarado públicamente que No escribirá más.

Si el escritor de apellido de futbolista -que de paso piensa como uno- hablará como el genio de Paz, o el desempleado del canal del estado -que también se hace llamar "escritor" pensará como él, o el hurtador de Bryce fuera original por sus obras y no por sus "inventos", ¿el Perú literario sería más rico de lo que es?

Pero bueno, a quienes les guste mezclar libros de gente que escribe con literatura debe ponerse a pensar que en algún momento no tendrá la mínima facultad para distinguir a un hombre bueno del malo.

Que Octavio Paz dé Cátedra a los que aún queremos dar letras blancas y no turbias como muy originalmente hacen algunos peruanos.

Harry Cañari-Atoche

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es probable que no apruebes este comentario (como no hiciste con uno anterior que te envié). En todo caso mejor, para que aprendas tú solo, sin necesidad de exponerte delante de nadie. El Perú literario es suficientemente rico. Y sería más rico si gente como tu se dedicara a escribir en lugar de despotricar con bilis, envidia y frustración. Tus comentarios sentinos no contribuyen con la discordante idea que tienes de hacerle bien a la literatura. Al contrario, usar ese sarcasmo para referirte a nuestros buenos exponentes de literatura es un claro ejemplo de la basta ignorancia con la que redactas tus notas. Ningun escritor recibe elogios por la critica mundial sin justificación. Las obras de Bryce, Cueto, Vargas Llosa, Roncagliolo, Ribeyro, y otros antecesores como Alegria, Arguedas, Adán y Rivera Martinez han trazado -tanto como lo han hecho Octavio Paz, Rulfo, Poniatowska y Carlos Fuentes en su tierra- senderos importantes en el desarrollo de las letras en latinoamerica. Mancillarlas con tus comentarios imprudentes, reparando siempre en el error antes que en la valía, no hace más de demostrar que de ellos habrás leido, más no aprendido nada, lo cual se traduce en estos artículos de tan pobre connotación. Separa la envidia (que es el principal alimento de la subjetividad) y piensa antes en lo que estos compatriotas representan para la gente de otros paises. Sus errores no han de ser mayores que los que todos cometemos, pero si se equivocan es porque al menos están en movimiento y producen, en lugar de andar llorando su suerte y echandole escupitajos a sus paisanos. Seguramente aceptan la crítica y la denostación de mejor manera por ser elementos publicos, y si no lo hicieran, ello no cuestiona el legado que le han dejado a nuestras letras.
Ahora, dime tú, ya que mides con una sola bara, ¿Serás mejor que ellos y publicarás esta crítica?

Harry Cañari-Atoche dijo...

Voy a ir por partes para que me Entiendas "Anónimo".

Sí publico tu "comentario", porque ésta vez das tu punto de vista a la Literatura peruana de aquéllos personajes, y no la última (como tú mismo haz confesado que la enviaste) era ofensiva.

Mi lineamiento es claro, brindar los Concursos que puedan existir en España, no centrarse conformistamente con el de El Comercio (Perú), pues mi blog es colaborado por El Comercio de Ecuador. Y hacer conocer lo bueno que puede pasar con las letras peruanas que lo merecen.

Si crees que hago bilis, te equivocas querido "Anónimo" pues por lo menos yo pongo nombre y apellido para nombrar y decir las verdades a ellos.

Que te perdonen Vargas Llosa, Roncagliolo y Julio Ramón y que aun más lo hagan Octavio Paz, Elena (que es francesa y No mexicana oriunda) Rulfo y Carlos Fuentes, por tener la osadía de mezclarlos con Cueto y Bryce.

Hacemos algo: porqué no un día escribes algo, lo cuelgas en internet o me lo pasas para leerlo y lo publico con mi nombre, te robo la idea, pero me perdonas ya -asumo que debes ser equitativo con todos-.

Ahora, la humildad de las letras se ve y hasta se huele. En algún momento tuve el ciego afán -como lo tienes tú, ahora- de asistir a un taller con el de apellido de futbolista (e insisto, piensa como uno de ellos) y al finalizar el taller, que por cierto lo único que aprendimos es cómo No dictar un taller y cómo sería mejor organizarse en las clases, el "escritorcillo" déspotamente discriminó a un señor, profesor de la Universidad Peruana Unión, por su apariencia y no lo atendió a un simple requerimiento.

La valía se ve precisamente en No hacer lo que éstos "buenos exponentes" -como tú los llamas- hacen.

Y ¡por Dios! quién en su sano juicio leería al de apellido de futbolista y quién volvería a leer al ladrón de Bryce. Pues creo que sólo los que no aman las letras ejemplares, lo harían.

Ahora dime estimado "Anómino" qué puedo envidiar de ESOS ¿Acaso su creatividad como escritores?, pues No; ¿Acaso su personalidad humana?, pues no; ya ves, no hay qué resaltar ni envidiar Nada. Ah! los premios, pues cuando pasas más de los 60 años, mínimo que tengas dos premio. A mis 24 años, humildemente tengo sólo uno (Saca tu cuenta, con regla de simple, si no la tienes te la presto).

Las verdades se tienen que decir sin maquillaje, como seguramente estarás encantado de que te maquillen ESA literatura -ojo, por si eres como a los que les gustan que le den gato por liebre-.

Pienso antes de que sean peruanos, y compatriotas por ende, en lo mal que le hacen a la humanidad. Borges era, y es, leído desde el Perú hasta el Asia y nunca alteró el orden de las letras; no me pidas que porque sean peruanos no los deje de nombrar ni de decir sus verdades. Recuerda que Vargas Llosa ha tenido un premio en Francia y tendrá otro en Alemania, pero no mezclemos joyas y baluartes de la literatura con ladrones y deshumanos.

Y con los errores, claro que todos cometemos errores, pero no somos escritores.

Y tú dices: "al menos…", palabras mediocres. Ósea que como soy peruano y maltrato a la gente y robo, debes perdonarme, porque "al menos" estoy escribiendo -en movimiento y produciendo-, según tú, ¿no?

Dime estás seguro de que ellos "no andan llorando su suerte y echándose escupitajos a sus paisanos". Pues te invito a que leas un poquito más y te informes antes de que hagas un crítica sin sustento. El desempleado del estado criticó a Bayli y viceversa. Ampuero criticó a Ortiz (que por su puesto no entra ni en la L de la literatura) y viceversa, y el escritor con apellido de futbolista… ya para qué sigo.

Ahora, "el Legado", cuál legado, sólo de las vergüenzas del Perú y a los mediocres como tú, les puede dejar un legado.

Déjame decirte, que pongo para dar críticas y medir -como dices, nuevamente tú- con una sola vara (que no es con B como lo escribiste), mis nombres y apellidos no me escudo ante un adjetivo (sinónimo) para dar la opinión, eres como el ladrón que roba y esconde la mano.

Y por su puesto que estoy escribiendo algo, pero lo bueno se toma su tiempo.

Bueno, ahora que ya eres un nutrido de la información, en mi humilde blog, te comento que si escribo es para los 02 y 03 lectores que he decidido tener -tú por su puesto no cuentas- y haz como en los canales, si no te gusta algo NO ENTRES PUES.

Saludos,

Harry Cañari-Atoche