sábado, 10 de mayo de 2008

Mario Benedetti, sólo Mario Benedetti

Uno de los poetas que aún marcan presencia sonora –y, por supuesto, presencia escrita– es la de Mario Benedetti. Cada prosa, poesía, rima y asonancia está en la tinta del alma de éste gran poeta. Que sencillamente al escucharlo, hace de la paz que en pocas voces se puede encontrar.

Luego de escucharlo –para quienes sólo lo han leído– dejarán de ser abogados, ingenieros, técnicos o, mejor aun, dejarán de ser hombres y pasarán a ser las letras de sus libros. Y, queriendo, Mario te invita al oficio más bendito de todos los oficios: escribir.

"Sus versos son los cirros que cada uno desea encontrar en una neblina existencial, son los besos que el arte nos quiere dar, son las lágrimas de una letra que pide ser tu hogar”

Harry Cañari-Atoche

Dedicado a mi Madre, ¡Feliz día Mamá!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No te salves, lo lei hace muchos años en la puerta del armario en el departamento de soltero de mi hermano, me gustó. Por ningun lado aparecia el autor.

Hoy acabo de escucharlo y realmente me ha conmovido.

Gracias.

caramelo dijo...

luego de recorrer con gusto por tu espacio me regreso al gran Mario Benedetti para saludarte y agradecer tu visita. Me encanta el recorrido que haces por la literatura y falta que hace alguien que lo haga, por ello te felicito y te digo que volveré.

Gracias por tus palabras y si, soy una ecuatoriana que vive en Chile, tratando de sentir el sueño de que América sea una sola.

Un abrazo, hermano peruano,